Comparte archivos gratuitamente (Hasta 1GB) con OneTimeBox

Anteriormente hemos compartido otros grandes servicios de almacenamiento en la nube, y todos ellos nos sirven para compartir archivos, aunque está claro que en ciertas ocasiones necesitamos servicios que sean más accesibles y sobre todo de fácil manejo y acceso para cualquier persona.

El día de hoy presentamos OneTimeBox, un servicio gratuito mediante el que podrás compartir archivos de 1 GB totalmente gratis. Y no es necesario registrarse, por lo cual cualquier persona puede compartir sus archivos.

OneTimeBox-400x234

 

Para poder utilizar este servicio lo primero que debemos de hacer es dar clic en “Create your box” y después de esto arrastrar todos los archivos que deseas compartir, aunque debes recordar que estos no deben tener un peso mayor a 1 GB. El tiempo de vida de estos archivos es de 1 semana.

OneTimeBox se vuelve una opción realmente cómoda para compartir archivos entre varias personas, sobretodo si se busca una forma rápida, sencilla y gratis.

Leer más ...

¿Cómo puedo descargar MEGA en mi PC?

 

Después de la publicación de su versión Beta MEGA cambió su diseño, añadiendo diferentes funciones bastante interesantes. Asimismo ahora cuenta con el cliente MegaSync para el sistema operativo Windows, el cual nos permite acceder a nuestra cuenta y subir diferentes archivos. Con MEGAsync, puedes sincronizar archivos entre tu computadora (Windows, Mac o Linux) y MEGA. Además de priorizar la seguridad de la información del usuario con un cifrado de extremo a extremo, MEGA te ofrece 50 GB de almacenamiento gratis. Si quieres crear copias de seguridad, tener facilidad de acceso a tus archivos desde cualquier lugar o liberar espacio en tu equipo, este artículo es para ti.
A continuación, te explicamos qué es MEGAsync y cómo funciona.

mega

Leer más ...

¿Qué es la nube?

¿Qué es la nube?

La gente habla de "la nube" todo el tiempo, pero ¿qué quiere decir realmente? No hay una definición consensuada, lo que puede hacer que algunas conversaciones sean casi inescrutables. No podemos pretender tener la respuesta definitiva -si es que alguna vez la habrá-, pero he aquí cómo pensamos en "la nube". (Y ahora dejaremos de citarla).

En un nivel básico, mucha gente parece equiparar la nube con cualquier cosa que esté en línea o con Internet en su conjunto. Esto no es incorrecto, ya que todo lo que está en la nube tiene lugar en línea y está en Internet, pero tampoco es útil.

Los servicios en la nube sustituyen al hardware y software locales

Es más útil pensar en la nube como una forma de referirse a los servicios disponibles a través de Internet en sustitución del hardware o el software de tu Mac. Estos servicios se dividen en tres grandes categorías: almacenamiento y copias de seguridad, sincronización de datos y aplicaciones.

  • Almacenamiento y copias de seguridad: Para añadir almacenamiento directamente a tu Mac, debes conectar un disco duro externo o un SSD. Los servicios basados en la nube, como Dropbox, Google Drive, iCloud Drive y OneDrive, ofrecen la misma función básica: más espacio para almacenar datos. Por supuesto, también van más allá, proporcionando sincronización entre tus dispositivos y compartiendo con otras personas. Además, al igual que probablemente utilices Time Machine para hacer una copia de seguridad en un disco externo, puedes utilizar Backblaze para hacer una copia de seguridad en la nube.
  • Sincronización de datos: Antes de que existiera la nube, la sincronización de contactos, calendarios y correos electrónicos entre dos Macs solía requerir un software especial (como ChronoSync) o pasar por la danza de la exportación/importación. Los servicios basados en la nube para estos datos -como la sincronización de iCloud de Apple para el calendario y los contactos y el calendario de Google- hacen que la misma información esté disponible en todos tus dispositivos todo el tiempo. A menudo ofrecen también una interfaz basada en la web para que puedas acceder a tus datos desde el ordenador de otra persona.
  • Aplicaciones: Una aplicación como TextEdit se ejecuta en tu Mac, pero las aplicaciones basadas en la nube, como Google Docs, proporcionan una funcionalidad similar a la de una aplicación mientras se ejecutan en un navegador web. Hoy en día, muchas cosas que se pueden hacer directamente en un ordenador se pueden hacer en un navegador web: procesamiento de textos, hojas de cálculo, edición de imágenes, transmisión de vídeo, chat de vídeo y mucho más.

Los servicios en la nube se basan en la "computación en nube"

Las aplicaciones de tu Mac utilizan su procesador y su memoria. También es posible que hayas utilizado un servidor de red; utilizas las apps del servidor a través de la red, pero se ejecutan en ese servidor concreto. Por el contrario, los servicios en la nube se ejecutan en clusters masivos de recursos informáticos repartidos en muchos ordenadores e incluso en múltiples centros de datos. Cuando escribes en Google Docs, los recursos de procesamiento que lo hacen posible no proceden de un único ordenador dedicado a ti, sino que te los proporcionan a ti y a millones de personas simultáneamente los clústeres informáticos de Google en todo el mundo.

Ventajas de la nube

Hay muchas cosas que gustan de la nube y de lo que hace posible:

  • Es accesible desde casi cualquier lugar: Siempre que tengas una conexión a Internet de alta velocidad, puedes acceder a los servicios basados en la nube desde cualquier parte del mundo. Y aunque no todo el mundo tiene acceso a Internet de alta velocidad, su disponibilidad es cada vez mayor. Por ejemplo, ahora se puede utilizar Internet en muchos aviones comerciales.
  • Es un problema ajeno: Eso no es del todo cierto, por supuesto, pero utilizar un serviciao basado en la nube significa que el personal del centro de datos se ocupa de los ordenadores o discos duros que fallan, de los problemas de red y de otras tareas de mantenimiento. Tú sólo necesitas un ordenador que funcione y una conexión a Internet.
  • Es fácil cambiar de dispositivo e incluso de plataforma: Pasar a un nuevo iPhone o iPad es casi trivial hoy en día, gracias a poder restaurar desde una copia de seguridad de iCloud creada automáticamente. Y si usas Gmail, por ejemplo, funcionaría igual si quisieras cambiar de un teléfono Android a un iPhone.
  • Es más flexible: Si decides probar un servicio en la nube, suele ser cuestión de crear una cuenta o iniciar sesión con una ya existente. No hay necesidad de descargar e instalar software, ni de limpiar después del instalador. Además, si necesitas más espacio de almacenamiento o funciones adicionales, suele ser cuestión de actualizar la cuenta y pagar más: no tienes que comprar otro disco duro o una aplicación completamente nueva.
  • Los costes son menores y más predecibles: Muchos servicios en la nube son totalmente gratuitos, como Gmail y Google Docs, mientras que otros dependen de suscripciones mensuales o anuales. En general, estas suscripciones cuestan menos que la compra de un software de escritorio equivalente y todas sus actualizaciones. Tanto si una aplicación en la nube es más barata como si no, es un gasto predecible que puedes incluir en tu presupuesto.

Contras de la nube

Por supuesto, no todo lo relacionado con la nube entra en la categoría de lo positivo. Algunos problemas son:

  • No puedes controlar cuándo se actualizan las aplicaciones: Con el software de escritorio, puedes elegir cuándo actualizar, al menos hasta cierto punto. Las aplicaciones en la nube, en cambio, se actualizan cuando el desarrollador quiere, a veces en momentos inoportunos o de forma importante que pueden ser difíciles de utilizar. En el otro lado de la ecuación, no tienes que gastar tiempo descargando e instalando actualizaciones, o incluso pensando en si instalarlas.
  • Tienes un control limitado sobre tus datos: Aunque los servicios en la nube bien gestionados son significativamente menos vulnerables a los fallos, daños o robos que tu Mac, no puedes evitar el hecho de que no puedes hacer mucho para prevenir estos problemas. Hacer una copia de seguridad de los datos basados en la nube puede ser un reto, al igual que exportarlos para utilizarlos en otro lugar.
  • Las suscripciones pueden sumar: Cualquier servicio en la nube puede tener un precio razonable, pero si acabas con 10-15 suscripciones, el coste anual total puede parecer desorbitado. Para ser justos, los principales paquetes de software solían costar cientos o incluso miles de dólares, y todos utilizamos muchas más aplicaciones y servicios que en el pasado.
  • La seguridad es una preocupación: Aunque los proveedores de la nube pueden hacer un mejor trabajo que tú para garantizar el tiempo de actividad e incluso hacer copias de seguridad de los datos, el hecho es que todo en la nube está protegido por contraseñas. Si reutilizas las contraseñas o confías en las más débiles, podrías estar en un mundo de dolor. Por eso, siempre insistimos en utilizar un gestor de contraseñas fuertes y únicas y en activar la autenticación de dos factores siempre que sea posible.
  • La privacidad puede ser un problema: muchos servicios en la nube gratuitos y con publicidad -sobre todo Facebook y Google- ganan dinero recopilando datos sobre ti y utilizándolos para vender a los anunciantes el acceso a ti. Una de las razones para pagar por un servicio en la nube es que entonces tú eres el cliente, y como dice el refrán, si no eres el cliente, eres el producto.

No estamos aquí para venderte la nube en general ni para asustarte y que no la uses. En el mundo actual, casi no hay forma de evitarla, ni deberías intentar hacerlo. Con suerte, ahora que tienes una mejor idea de lo que realmente es la nube, podrás tomar decisiones más informadas sobre qué servicios en la nube pueden mejorar tu vida tecnológica y cuáles no.

Leer más ...
Suscribirse a este canal RSS